Madres feministas

Llevo un rato pensando en esta primera entrada. Primero me he planteado empezar hablando sobre el dolor, la infantilización, la soledad, las críticas… Luego me he planteado hablar de amor, una palabra más fuerte y que nubla cualquier sentimiento negativo, pero que inevitablemente trae miedo.

Después he pensado en hablar de justicia, de apellidos y nombres, de educación. De la obligación o no de ser madre, de la presión social, de agujeros en las orejas, de niños y niñas de patios de colegio, pediatras de padres, de dos papas, de dos mamas, de madres solas por elección o no y de otras formas de ver una familia.

¿Y si empiezo por el enfrentamiento?

Y me doy cuenta de que estoy intentando hablar de todo el primer día. Y es solo el primer día. Todo esto y más encontrareis aquí, cuando la vida me lo permita y mi maternidad me deje respirar.

Por lo pronto un cuento: Rosa Caramelo

Y lo demás irá llegando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s